Modelo de comunicación a cuatro bandas

Publicidad

La comunicación y la interacción desempeñan un papel importante en la gestión y la motivación de los empleados, así como en la consecución del éxito en la empresa. La comunicación puede describirse como el "lubricante" de las organizaciones.

Ningún motor funciona sin aceite, y ninguna empresa tampoco. Sin embargo, su diseño exitoso requiere una comprensión más amplia. Los estudios empíricos sobre el trabajo cotidiano de los directivos han demostrado que éstos (deben) emplear la mayor parte de su tiempo de trabajo en comunicarse verbalmente con los demás. Sólo a través de la comunicación y la interacción se coordinan -incluso se estimulan- las actividades individuales de la empresa y se alinean con el objetivo general de la misma.

El proceso básico de la comunicación interpersonal se describe rápidamente. Un emisor quiere comunicar algo. Codifica su petición en signos reconocibles: llamamos mensaje a lo que envía. Al receptor le corresponde descodificar esta estructura perceptible. Al hacerlo, recibe información sobre la voz, las expresiones faciales y los gestos del emisor.

Para parecer auténticos, estos tres aspectos deben transmitir lo mismo. Por regla general, el contenido del mensaje enviado y recibido es medianamente coherente, por lo que se ha producido un entendimiento. Sin embargo, para verificar la calidad de la comprensión, se necesita la respuesta del receptor.

"Las cuatro caras de un mensaje", desarrollado por Friedemann Schulz von Thun, es un modelo muy utilizado y de gran relevancia práctica.

Publicidad

El "modelo de las 4 caras", desarrollado por Friedemann Schulz von Thun

Según Schulz von Thun, en la comunicación interpersonal se ponen de manifiesto tres cosas:

  1. La claridad es un asunto de cuatro dimensiones.
  2. Un mismo mensaje contiene muchos mensajes al mismo tiempo.
  3. Los cuatro aspectos tienen la misma importancia

Según este modelo, todo proceso de comunicación interpersonal verbal debe considerarse desde cuatro puntos de vista (al considerar los enunciados no verbales, se suele omitir el contenido factual).

  • Aspecto fáctico: "¿Cómo puedo comunicar los hechos de forma clara y comprensible?" Se da información fáctica. (Es...)
  • Aspecto relacional: "¿Cómo trato a mi prójimo por la forma en que me comunico?" Este mensaje revela además cómo se relaciona el emisor con el receptor, qué piensa de él. (Nosotros somos..., Tú eres...).
  • Aspecto de la auto-revelación: "¿Qué estoy comunicando sobre mí mismo en la comunicación?". En todo mensaje hay también mensajes sobre los motivos, los sentimientos y los valores del emisor, por lo que incluye tanto la autorrepresentación intencionada como la autorrevelación involuntaria. (Soy...)
  • Aspecto del atractivo: "¿Qué quiero conseguir con mi mensaje?" Casi todos los mensajes tienen la función de hacer que el receptor haga algo. (Quiero..., Deberás...)

Las mismas preguntas pueden y deben formularse para la recepción de mensajes al considerar la comunicación interpersonal. Como receptor, hay que analizar los cuatro aspectos en cuanto a su congruencia. En la mayoría de los casos, el aspecto fáctico no es tan importante y el contenido real se "esconde" en el atractivo. Tanto el envío como la recepción de todos los aspectos, excepto el contenido factual, pueden ser conscientes o inconscientes.

El modelo no sólo es muy adecuado para el análisis de mensajes concretos, sino también para la detección de perturbaciones en la comunicación o para la estructuración de un campo de problemas.

Example: In many organizations, the allocation of resources is often based on self-presentation – whoever can sell themselves better and has the most convincing arguments receives more resources. However, due to the given structure of this model, corresponding communication events can be analyzed relatively well and thus allow a “look behind the scenes”.

Un ejemplo de comunicación que no ha tenido éxito:

Un hombre y una mujer se sientan a comer. El hombre comenta: "¡Hay algo verde en la sopa!".


Según Schulz von Thun, se llega a la siguiente conclusión desde el punto de vista del hombre:

Publicidad


Sin embargo, desde el punto de vista de la mujer, el análisis puede ser así:

En consecuencia, la mujer responde diciendo: "¡Cocínalo tú si no te gusta!".

Conclusión:

Según el modelo de Schulz von Thun, la comunicación sólo tiene éxito cuando los cuatro aspectos son congruentes y se perciben como tales. El mensaje recibido debe ser lo más parecido posible al mensaje enviado, y en los cuatro aspectos. Por tanto, en última instancia, se ha comunicado con éxito cuando el llamamiento conduce a las acciones y resultados previstos.